Storytelling en el aula

Photo courtesy of Mike Grenville (Creative Commons) - See more at: http://www.socialbrite.org/2013/03/27/facebook-apps-to-motivate-donors/#sthash.aecGTWU4.dpuf

La narración de historias (storytelling, en inglés) es el acto de transmitir relatos valiéndose del uso de palabras y/o imágenes, normalmente utilizando la improvisación y distintos adornos estilísticos. Las historias o narraciones se han compartido en todas las culturas como medio para entretener, educar, mantener la cultura o inculcar un sistema de valores morales. Los elementos esenciales en el acto de contar historias son: argumento, personajes y punto de vista narrativo.

Cuenta historias. Narración audiovisual y Storytelling en el aula

Vídeo de presentación del curso “Cuenta historias. Narración audiovisual y Storytelling en el aula. Si se cuenta se aprende” tutorizado por Ignacio Argote (https://twitter.com/profesorargote) y José Julio Real (https://twitter.com/jjreal01) que forma parte del Título de Aprendizaje y Tecnología en Educación.

Enlace relacionado en pdf

El Storytelling consiste, como su nombre (traducido) indica, en contar historias. No es algo nuevo, ni mucho menos, y tampoco lo es su aplicación al marketing y comunicación.

Todos hemos recurrido alguna vez al uso de parábolas o historias para contar algo. Con ellas, el oyente se incluye a sí mismo en el mensaje. La idea es simple: si hablamos de algo que al público le interese, se identificará con lo que contamos. Contando historias conseguimos crear un vínculo, y eso es una potente herramienta de comunicación y persuasión. Combinando técnicas narrativas y de branding se pueden crear historias de marca que nos ayuden a conseguir nuestros objetivos. La eficacia aumenta si se crean distintas piezas para ser difundidas en distintos medios, de forma que cada una de las partes se integre en una historia global (transmedia storytelling).

Estamos en el siglo XXI: tras décadas de publicidad tradicional es difícil convencer a alguien de que nosotros somos los mejores, más buenos y más bonitos porque nosotros lo decimos. El público no es tan ingenuo, y ahora quiere ser parte del proceso. Nos hemos acostumbrado a vivir con Internet y ser interactivos, y ahora, como consumidores, queremos comunicarnos con la marca, conocerla e integrarla en nuestro mundo. No se trata de vender, sino de explicar y conectar. Y para ello tenemos el storytelling.

Traducir nuestro mensaje en historias que interesan, enganchan y despiertan emociones parece una idea atractiva, pero ¿cómo se consigue? Comunicando. Elaborando campañas nuevas que no se basen en comerciales sino que se puedan ir asentando en la parte emocional del público, que vayan calando poco a poco en el espectador. Campañas que permitan un contacto directo y continuo con el destinatario y que, en la medida de lo posible, estén definidas para él. Si sabemos a quién nos dirigimos es más fácil que reciba el mensaje que queremos transmitir. El storytelling puede por lo tanto, verse muy favorecido por el uso del social media.

Inmersión, interactividad, integración e impacto

Como habrás leído cientos de veces, “El contenido es el rey”. Y sí, es verdad, es el rey. No podemos hablar de algo que sea ajeno al destinatario, porque no es que no nos vaya a entender, es que tal vez ni siquiera querrá intentarlo. Hay que buscar temas comunes, generales, que nuestra audiencia comparta y por los que se interese. También hay que saber cómo hacerlo. Una buena idea para determinar lo adecuado de nuestra campaña de storytelling es ver si responde a las 4 íes. A saber: Inmersión, interactividad, integración e impacto. ¿La historia atrae lo suficiente como para querer experimentarla? ¿Se puede interactuar con la historia, la marca o con otros consumidores? ¿La historia está conectada con el mundo real y con la forma en que el destinatario va a acceder a ella? ¿Nos lleva a querer realizar algo?

Dominar las técnicas narrativas, de marketing y ambas combinadas es difícil. De todas formas, siempre se pueden seguir unos consejos para que nuestra historia sea la que realmente queremos crear:

  • Es importante narrar en primera o tercera persona para facilitar que el destinatario pueda sentirse identificado. Se pueden contar historias de clientes, empleados, o de un tercero. Lo más importante es que la audiencia conecte emocionalmente con lo que contamos y con quienes elegimos para contarlo, para así transmitirles sus sentimientos.
  • Puede que estemos contando “historias”, pero el mensaje ha de ser real. Las historias de marketing deben apoyarse en tres pilares básicos: consistencia, persistencia y coherencia. La creatividad siempre es bienvenida, pero con un orden… crear confusión en el espectador puede arruinar toda la campaña.
  • Se trata de historias, así que no se puede ir a lo loco. Hay que dotarlas de presentación, nudo y desenlace. Como si estuviéramos escribiendo un relato, cuento o novela porque, de algún modo, es de lo que se trata.
  • Deberíamos dejar que la audiencia quiera más, que se involucre e intrigue. Como si fuera una novela decimonónica de folletín, debemos hacer que ansíen el desenlace de nuestra historia. Por supuesto, esta parte es decisiva. Para conseguir este fervor del público podemos aplicar técnicas de marketing, ir publicando avances, distribuir teasers en las distintas redes sociales… En fin, creatividad y marketing al poder.

Resumiendo (y visualizando):

Storytelling en marketing

¿Se te ocurre algo más para crear historias de marketing?

Testo y Infografía de Be Social! Blog (Creative Commons)

Foto cortesía de Mike Grenville (Creative Commons)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s